Entre los años 600 – 300 a.C. (segunda mitad del Preclásico Medio) los pobladores habitaron en casas que fueron construidas con materiales perecederos en lo que más tarde sería la Plaza Abejas.

A partir del Preclásico Tardío (300 a.C – 150 d.C.), se instituyó formalmente en la región un sistema socio – económico que permitió a los habitantes de Oxtankah formalizar su residencia y obtener un cierto rango de nivel de vida. Más tarde, durante el Clásico Temprano (200 – 600 d.C.) esa estructura económica se reforzó, facilitando a la población a acceder a un alto grado de desarrollo y prosperidad, situación que se logra mantener hasta el Clásico Tardío (600 – 800 d.C.). Después de este momento la ciudad es abandonada, los antiguos habitantes ya no residieron permanente en ella y se acercan exclusivamente para llevar a cabo ceremonias rituales.

Uno de los materiales arqueológicos en los que se apoya la investigación, son los fragmentos de cerámica que fueron desechados durante la vida cotidiana de los habitantes de la ciudad y que se encuentran al interior de los suelos sobre los que vivieron. La cantidad de fragmentos de cerámica obtenida, refleja un mayor grado de actividad durante el Preclásico Tardío, Clásico Temprano y Clásico Tardío.